lunes, 29 de agosto de 2016

La eterna comunión del Logos con el Padre: análisis del segundo verso del Evangelio de Juan


El Evangelio de Juan está compuesto por una parte inicial de dieciocho versos donde se describe la esencia misma de Jesucristo. En el artículo anterior analizamos el primer verso y llegamos a la conclusión de que el Apóstol Juan quiso comunicarnos estas tres verdades fundamentales:

En el principio era el Verbo,

Significa que el Verbo (o sea Jesucristo) ha existido desde siempre, desde la eternidad.

y el Verbo era con Dios

Significa que el Verbo (o sea Jesucristo) ha estado siempre en perfecta armonía y comunión con Dios Padre.

y el Verbo era Dios.

Significa que el Verbo (o sea Jesucristo) era y es Dios desde siempre, en su total plenitud.

Ahora analicemos el segundo verso del Evangelio de Juan:

Este era, en el principio, con Dios:

Veamos la pronunciación correspondiente en griego:

Houtos ēn en archè pros ton Theon

En el segundo verso, Juan ratifica algunos conceptos importantes que escribió en el primer verso.
La palabra griega con la que Juan comienza este segundo verso es Houtos, que significa “este”, “esta persona”. Se refiere al Verbo, al Logos eterno, del cual habló en el primer verso, y utiliza un pronombre demostrativo. Houtos aparece en el singular masculino, entonces Juan nos quiere hacer notar que el Verbo es una persona, no es una entidad abstracta.
El verbo que se utiliza es el mismo que se usó en el primer verso. Es el imperfecto del verbo eimi, o sea “ser”.
La expresión “en el principio” es exactamente la misma que se utiliza en el primer verso “en archè”.
Juan está ratificando entonces que el Logos “era” desde el principio, entonces era y es eterno. Pero la eternidad es una característica que solo Dios puede tener, ya que es la Causa Primera. Sin embargo, Juan distingue una vez más entre Este, el Verbo y Dios, o sea Dios Padre. Obviamente, aunque el Verbo (Jesucristo) es descrito con una personalidad diferente de la del Padre, no significa que Este sea menos eterno, menos infinito y menos “Dios” que el Padre.
Luego Juan sigue usando las palabras empleadas en el primer verso: pros ton Theon, traducidas al español “con Dios”.
En griego, pos indica una relación activa e igual entre las dos partes. Entonces Juan nos quiere indicar que Dios Padre es superior al Verbo, pero quiere señalar una relación de comunión eterna y paritaria.
Para nosotros este concepto es incomprensible, ya que nuestras mentes finitas y limitadas no pueden concebir del todo la esencia de Dios en sus tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (del cual se hablará en otras partes del cuarto Evangelio y del Nuevo Testamento). Justamente por esto fue necesario que el Verbo se hiciera carne (Evangelio de Juan 1, 14) y viniera entre nosotros, no solo para salvarnos del pecado, sino también para revelarnos la resplandeciente Trinidad.

YURI LEVERATTO
Copyright 2016

Traducción de Julia Escobar Villegas
julia.escobar.villegas@gmail.com 

Bibliografía: 
Spiros Zodhiates, ¿Cristo era Dios?

Foto: Detalle del Código Vaticano, inicio del Evangelio de Juan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada