martes, 3 de febrero de 2015

El problema de las tierras indígenas en Brasil: la reserva Roosevelt, donde está situada una de las minas de diamantes más grandes del planeta



El presidente de los Estados Unidos de América, Theodore Roosevelt (1858-1919), cuyo rostro está esculpido en el monte Rushmore (Dakota del Sur, U.S.A.), junto a los de George Washington, Thomas Jefferson y Abraham Lincoln, fue también explorador y escribió sobre historia.
Después de que su mandato finalizara, decidió emprender una expedición en la selva amazónica brasilera, y contactó al mariscal Cándido Rondón (1865-1958), un indigenista experto en cuestiones amazónicas.
La expedición, que se llevó a cabo entre 1913 y 1914, tenía el objetivo oficial de explorar el llamado “Rio da Dúvida” (Río de la Duda), un misterioso río escondido en la selva tropical, del cual se ignoraba el lugar exacto de sus fuentes y también de su desembocadura.
La expedición comenzó en la ciudad de Cáceres, situada en las orillas del Río Paraguay. El 27 de febrero de 1914 los participantes de la expedición llegaron a las orillas del Río da Dúvida.
En aquel momento, a causa de las difíciles condiciones ambientales y de la fuerte presencia de insectos portadores de malaria y otras enfermedades, el grupo se dividió: una parte continuó explorando el curso del río, mientras que la otra se dirigió hacia el Río Madeira.
¿Cuál fue el objetivo real de la expedición de Theodore Roosevelt?
¿Es posible que el proyecto de crear áreas protegidas en Brasil, que tendría el fin oculto de preservar enormes riquezas que serían explotadas en una segunda ocasión, haya iniciado justamente con la expedición de Roosevelt? ¿Es posible que el propósito escondido de la expedición haya sido el de verificar la existencia de una de las más grandes minas de diamantes del mundo?
Luego se comprobó que el Río da Dúvida, después bautizado Río Roosevelt, es en realidad un afluente del Río Madeira, y que tiene sus fuentes cerca de la ciudad deEspigão do Oeste.
En 1960, la zona del Río Roosevelt fue escenario de una masacre de proporciones enormes: aproximadamente 3500 individuos de la etnia Cinta Larga (idioma Mondé) fueron envenenados con arsénicos (1) por mercenarios sin escrúpulos pagados por empresarios ilegales.
En los años siguientes muchos buscadores ilegales de diamantes se introdujeron en la reserva o se instauraron en los márgenes de la misma para contrabandear las piedras preciosas. Todo eso conllevó fuertes conflictos con los indígenas presentes en la reserva, los cuales querían mantener el monopolio del comercio y de la extracción de los diamantes. Aunque en las tierras indígenas está formalmente prohibida la extracción de minerales, la realidad es, por desgracia, muy diferente.
En 1973 fue creada la tierra indígena Roosevelt para oficialmente preservar las tradiciones y la vida ancestral de los indígenas Cintas Largas, que viven allí desde tiempos precolombinos.
Se creó así un área protegida de 27.000 kilómetros cuadrados donde viven apenas 1200 indígenas.
Extrañamente, la reserva fue creada justo en una zona de máxima importancia en el aspecto económico, ya que allí se descubrió una de las minas de diamantes más grandes del mundo, que por ahora puede producir un millón de quilates al año, perocuyas reservas estimadas son mayores de las de algunas minas del Botswana, en África.
En el 2003 la Policía federal expulsó a casi todos los garimpeiros de la reserva Roosevelt con el fin de terminar con la explotación ilegal.
Lamentablemente, las crecientes tensiones al interior de la reserva por el control de los yacimientos condujeron en el 2004 a otra masacre que fue poco divulgada por los medios de comunicación internacionales: los indígenas mataron a cerca de cien garimpeiros (buscadores ilegales de minerales) con fusiles automáticos (2).
En los años del auge del contrabando, en los hoteles de Espigão do Oeste y Cacoal se entretenían traficantes belgas e israelitas que compraban los diamantes a bajo precio para luego revenderlos en el exterior.
La extracción ilegal de diamantes ha causado también considerables daños ambientales: las excavadoras y tractores abrieron, en efecto, varios cráteres al interior de la reserva, que por su status debería estar completamente libres de cualquier tipo de explotación minera.
La Agencia Brasilera de Inteligencia estimó que cada mes salen clandestinamente de Brasil diamantes equivalentes a 20 millones de dólares.
Por desgracia, varios indígenas están a favor de la extracción ilegal de diamantes y permiten,por tanto, a los garimpeiros continuar con su labor ilícita a cambio de que se les pague una magnífica comisión.
Todo eso revela los problemas de una tierra indígena del Brasil donde es ilegal la extracción de minerales pero dondecontinúa siendo efectuada una explotación salvaje de diamantes.
Hoy se están descubriendo nuevos yacimientos dentro de la selva, pero todo eso sucede en secreto, no llegando a los medios de comunicación internacionales.
Ahora que los garimpeiros fueron expulsados, podrían entrar algunas de entre las más grandes multinacionales del sector, sin que lo sepa la prensa y ningún tipo de entidad de control. Cabe recordar que en las tierras indígenas está prohibida la entrada de cualquier persona no autorizada por el Funai.
Siguiendo esta lógica, grupos privados podrían, con el consentimiento de indígenas fácilmente corruptibles, obtener enormes riquezas, en la indiferencia general.
El objetivo de la expedición de 1913-1914 podría habersecumplido. Así pues,justo ahora que las tierras indígenas son exhibidas al mundo como un ejemplo donde las tradiciones ancestrales de los indígenas son respetadas y valoradas, estos territorios están siendo, en realidad, explotados sin escrúpulos y los indígenas que los habitan son corrompidos y utilizados por grupos de poder.

YURI LEVERATTO
Copyright 2012

Artículo traducido por Julia Escobar, Medellin, Colombia
Cibergrafía:
(1) Masacre del paralelo 11: http://pib.socioambiental.org/es/noticias?id=17879
(2) Masacre del 2004: http://pt.wikipedia.org/wiki/Reserva_Roosevelt